Esa es la pregunta a la cual me tengo que enfrentar -e imagino que también la mayoría de los compañeros/as de profesión- cada vez que alguien se interesa por mi profesión.

Si se trata de una persona mayor, la primera respuesta que suelo dar es: los trabajadores sociales somos los/las antiguos “asientes/as sociales”; Si se trata de un/a niñ@, la respuesta la dirijo más hacia el área de los servicios sociales – aún sabiendo la gran limitación que tiene reducir esta profesión a ese área- y la respuesta suele ser: ayudar a personas que tienen dificultades de dinero, necesitan ayuda porque son mayores, tienen alguna discapacidad o familias que tienen otros problemas importantes.

La mayoría de la gente no tiene muy clara la labor que desempeñamos l@s trabajadores/as sociales y es responsabilidad nuestra hacerla visible. Por ello en este post expondré algunas de las definiciones así como mi propia definición.

Sin duda, una de las definiciones que más me gustan, por el hincapié en la esencia de lo que para mi es el trabajo social,  es la de Mary Richmond (1930)  “El arte por el que se realiza una acción con y para personas diferentes colaborando con ellos para lograr al mismo tiempo su mejora (progreso) y el de la sociedad.”

La definición que me cautivó en primero de carrera fue la de Manuel Moix Martinex, porque incluye los recursos internos de la persona: creatividad, valentía, tenacidad, perseverancia, habilidades técnicas/profesionales/artísticas, conocimientos, autoestima, etc.. Estos recursos son mucho mas valiosos que cualquier trámite burocrático para conceder un recurso externo y, en ocasiones, por el ritmo de trabajo olvidamos y nos quedamos en ser gestores de prestaciones y recursos materiales.

“El trabajo social es la actividad de ayuda técnica y organizada, ejercida sobre las personas, los grupos y las comunidades, con el fin de procurar su más plena realización y mejor funcionamiento social, y su mayor bienestar, mediante la activación de los recursos internos y externos, principalmente ofrecidos por los servicios Sociales  y por las instituciones y los sistemas de Bienestar Social” (Cuadernos de Trabajo Social. M. Moix.  Vol. 17. 2014: 131-141)

Definición consensuada en  Melbourne en julio de 2014, por el Comité Ejecutivo de la Federación internacional de Trabajadores Sociales y la Junta de la Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social.

“El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.” 

He de reconocer que no soy muy amiga de esta definición oficial: si la lee una persona que no conoce nuestra profesión, seguiría sin entender que somos l@s trabajadores/as sociales. Sin embargo, para nosotros los profesionales si considero que es una buena definición que deberíamos leerla cada mañana y tenerla muy presente en todo momento ya que nos marca: los deberes básicos y los principios de la profesión, así como sus bases -la teoría científica e investigaciones y la práctica. os invito a leer esta profundizacion de la defiición: Definición global del trabajo social

Finalizaré esta estrada con mi propia definición de Trabajo Social:

Acompañamiento y apoyo profesional que promueve el cambio social y personal, y la resolución de problemas y necesidades partiendo del interés y capacidades de las personas fomentando su empoderamiento y encaminado a mejorar su calidad de vida.

Anuncios