Mindfulness se integra en el ámbito de las terapias de tercera generación que surgen en la década de los noventa, promoviendo la aceptación y la serenidad frente a todo lo que está en continuo cambio, como el dolor, lo agradable y la suerte.

Etimológicamente, el término inglés Mindfulness es una traducción de la palabra Sati de la lengua Pali –en que se encuentran escritas las colecciones más antiguas de los textos budistas–. Sati, en la terminología budista, es uno de los factores del Noble Óctuple Sendero, considerada ‘la vía que lleva al fin del sufrimiento’. Los primeros usos de la expresión Mindfulness en occidente los realizó Thich Nhat Hanh en 1974, en su obra “El Milagro de Mindfulness”.
Resulta difícil encontrar una palabra que se corresponda con el significado original, pero los términos más utilizados en español son “atención plena” y “conciencia plena”.

En una primera aproximación al concepto de Mindfulness, Parra‐Delgado (2011) define descriptivamente: “Mindfulness consiste en ser plenamente consciente de los estímulos internos y externos que surgen en el momento presente, con aceptación, ecuanimidad, sin juzgar, sin expectativas o creencias, serenidad, bondad y autocompasión, abiertos a la experiencia del aquí y ahora” (p. 29). Pero sin duda, una de las definiciones más conocidas es la de Kabat-Zinn (1996, citado por Parra-Delgado, 2011), quien afirma que ‘‘Mindfulness significa prestar atención de una manera especial: intencionadamente, en el momento presente y sin juzgar’’.

En España, uno de los principales impulsores es Vicente Simón (2007), quien define el Mindfulness como ‘‘capacidad humana universal y básica, que consiste en la posibilidad de ser conscientes de los contenidos de la mente momento a momento, que nos lleva a calmar la mente para ver con claridad. Es la práctica de la autoconciencia’’ (p. 6).

En junio del 2003, Kirk y Ryan presentaban una primera propuesta de definición operativa de Mindfulness. Según estos autores la consciencia (consciousness) comprende dos aspectos:

– Awareness (percepción o darse cuenta), el aspecto de fondo, el “radar” de la consciencia que continuamente supervisa el entorno interno y externo.
– Attention (atención), proceso de focalizar de manera consciente la percepción, proporcionando una elevada sensibilidad hacia un determinado aspecto de la experiencia.

Según estos autores, Mindfulness puede ser considerado como una atención mejorada a la percepción de la experiencia actual, lo que se puede reflejar en una conciencia más sostenida y regular de los eventos y experiencias continuados.

Son numerosas las definiciones; incluso, con el paso del tiempo la propia palabra ha sufrido una evolución de significado, ante la abundante investigación sobre el tema. Pero no se puede olvidar que el Mindfulness es una experiencia que hay que vivir: cualquier intento de definir con palabras tendrá un éxito limitado y carecerá de verdadera utilidad si no va acompañado por la experiencia personal de lo que se intenta describir. Para comprender su significado es clave la práctica.

Anuncios