Todo el mundo sabe que hoy, 23 de abril, se celebra el día del libro, sale en noticias, periódicos, redes sociales… y yo, cuando pienso en esta celebración solo puedo acordarme de Paz, la bibliotecaria de un centro de mayores donde hice las prácticas de la carrera.

Intentaré describir a Paz muy brevemente, lo cual es complicado porque es una mujer con un corazón enorme; dispuesta a ayudar a todo el mundo y siempre con una sonrisa en la cara; no hay conversación en la que no cite a un autor o frase de un libro, y lo más admirable: es capaz de animar al más perezoso/a a leer.

Os prometo que he estado en más de dos conversaciones y con personas diferentes, donde alguna persona decía que no le gustaba leer y Paz, con su pasión y larga lista y variedad de libros que han pasado por sus ojos y manos, ha conseguido que la otra persona tuviera ganas y quisiera sumergirse en un libro.

Personalmente, siempre estaré agradecida a Paz: me reenganchó a la lectura, y desde que la conocí, cada día encuentro un hueco en mi día para sumergirme en las páginas de un libro -aunque a veces no paso de la primera hoja debido al cansancio-, porque no hay nada más maravilloso en esta vida que dejarse llevar por un libro, como si se tratase de la espuma de la ola me arrastrara mar adentro.

Desde el primer día que la conocí, soy fan de Paz. Y cada 23 de abril, me acordaré de ti.

Deseo que en vuestro camino se cruce una “Paz”.
Feliz día del libro.

Anuncios