Hay ciertos libros que, una vez leídos, consiguen que algo se remueva en tu interior, que durante unos instantes tu mirada se quede perdida, clavada en la pared que tienes delante; hay ciertos libros que terminan por acompañarte el resto de tu vida aunque, una vez terminado, lo coloques en la estantería; hay libros que consiguen remover lo que llevas dentro, que te hacen ver tu vida desde una perspectiva distinta. “Entre monstruos: Historia de una vida” es uno de esos libros.

Este libro cayó por casualidad en mis manos y me lancé a leer sin mirar la contraportada. Es un relato duro y desgarrador: la vida de su autor Johann Otter-Wiesel, sobretodo durante su infancia. Es una denuncia social sobre el maltrato infantil, un libro crudo -a ratos oscuro y desolador- cargado de ironía y con gotas de un reconfortante sentido del humor (indispensable para sobrellevar la complicada historia del relato); una historia de vida contada de una manera muy clara capaz de transportarte al tiempo y situación descrita, que no te dejará indiferente.

Anuncios